TEXTOS INCOMPLETOS SOBRE LA SEDUCCIÓN

lunes, febrero 06, 2006

CANTO V.

DE LOS INCONVENIENTES DE LA SEDUCCIÓN

...La seducción puede ser tan atrayente, tan clarividente, que cualquiera de nosotros, se puede dejar llevar de forma natural.
El inconveniente del seducido es, que necesite ser guiado siempre por otro y que el seductor se lo haga ver así; lo cual es aún peor, pues le sitúa en una búsqueda sin descanso de futuros sujetos seductores.
El camino que se hace, aún teniendo de guía a un buen seductor, podría ser muy bien el extravío, y entonces no existe razón posible que sostenga a un seductor.
Kant explicó muy bien esto mediante el "sapere aude" , es decir "atrévete a pensar por tí mismo, sin la guia de otro". El seductor peligroso es el que no desea proporcionar autonomía al otro, el que desea que siga dependiendo de él siempre, es entonces cuando el dios menor se convierte en dios verdugo. Así mismo es peligroso quien persiste en perseguir al seductor si ha sido invitado a abandonar ese espacio.
Según lo dicho, la seducción es poco recomendable cuando implica la posesión del otro... ABPG

martes, enero 31, 2006

CANTO VI. LOS RECUERDOS Y LA SEDUCCIÓN:

LA SELECCIÓN DE RECUERDOS
... Desde su ángulo, cada cual experimenta una suerte de seducción. Nadie es ajeno a ella, aunque eso crea o diga. A todo humano se le concede el placer de ser seducido o de convertirse espontáneamente, sin más en seductor, por el efecto de algún estallido, que oculto espera a acometer...
La seducción es en suma, como una suave puesta de sol que disgustaría que acabase y que después, mantenemos fija en nuestra mente. Mirar de frente la seducción es como mirar un fuego rescaldándose, como mirar el horizonte en el mar, como mirar un cielo estrellado. No todos disfrutan al observar la puesta de sol, aunque exista siempre, y cualquiera pueda pararse y mirarla cuando lo desee.
La mirada constante a la seducción, hace también alejarse del mundo y crear otro tipo de espacio, donde todo tiene un sentido y un significado diferente...ABPG

lunes, enero 30, 2006

Frase célebre de Aristóteles (II)

Es propio del filósofo, poder especular sobre todas las cosas

viernes, enero 27, 2006

SEDUCCIÓN "FUERAPARTE"

LA FRONTERA Y EL DESEO (LA SEDUCCIÓN DE UNA INMIGRANTE)

Si la noche no acaba conmigo,
probablemente terminaré haciéndolo yo.

Soy víctima de mi propio error
del anhelo, que de mí se apodera
en las noches de soledad.
En estas noches, me invade,
un estremecimiento feroz.
Parece como si me negase yo misma
el sueño deseado.
Una vez que atravieso la frontera,
ya no me seduce nada,
y me quedo aislada,
con mi gente, aislada

Yo no he hecho nada para merecerte,
ni tu para acogerme y desearme.

No fueron mis padres.
soy yo la víctima y la mártir
de este tormento.
No fuiste tú el que no calculaste,
fui yo la que osé en exceso.

Me apena no haber sufrido la vida,
deshojado los tormentos junto a ti.
Pero ya nada puedo hacer…
pasó mi hora y creo que también la tuya.

Mis deseos no te han seducido en absoluto.
tienes miedos y reglas infranqueables.
No te culpo por ello, es una defensa
ante la farsa, la mentira y la envidia,
otra forma de sobre-vivir.

Muchos te han querido,
aunque no a mí.

Fui dañada por la historia,
Fue dañado mi lamento,
dañada mi desesperación.

Me apeno por no haberte tenido
y porque ya nunca te tendré.

En Naxos no se está nada bien,
o al menos, sin tí, sin tu mano protectora.

Esta isla, me ahoga,
me ahoga este espacio..
y por eso quiero huir hacia ti.

He de volver…, he de despertar,
y tragar como pueda
la puerca mentira de la vida,
que todos me obligan a soportar.
He de ser la otra, la cuerda, la lánguida,
la que no se ocupa del deseo,
la que tampoco llora…

Yo no he hecho nada para merecerte,
ni tú para desearme.

Como no respondes a mis
provocaciones, a mis demandas,
he decidido despertar y olvidar el sueño…
aunque no sepa de antemano
si sobreviviré.
Jamás Francia-Paris,
nunca tu traje tirado en el suelo.

Yo no he hecho nada para merecerte,
ni tú para desearme.

Yo no quiero dejar a los míos,
nadie lo comprendería, ni tú.
Me empujan hacia fuera,
lejos del útero protector.

Roto el cordón, roto el deseo,
deambularé por la vida
como otros muchos lo han hecho,
negándome la dulce ambición
de instantes mejores,
añorando solo migajas
que tiren al suelo:
lo elemental, lo superfluo.

No te culpo, culpo a otros
que me han ofrecido hermosos momentos,
Culpo a otros que no se ocupan del deseo,
culpo a las imágenes dolorosas
que siempre recordaré.

Siempre te excuso,
pero idolatrarte no puedo.

Me has hecho vivir, desear
y ahora llorar,
me dicen que no puedo aspirar a más.


Acometidas salvajes que escuché y vi
en aquella noche,
siempre me devolverán parte de ti.
ABPG

miércoles, enero 25, 2006

CANTO III.

DE LAS CARACTERÍSTICAS DEL SEDUCIDO
...Está en el ánimo del seducido, empaparse claramente de algo excepcional, pero ha de ganárselo, ha de merecerlo.
De por sí, el juego consiste en conseguir el beneficio más grande de la seducción, un deseo meditado, desde que conoce al seductor: el deseo indudable de superarle, de resultar vencedor.
La seducción es en sí una ofrenda, un regalo que el otro nos da y que podemos o no aceptar.
El seducido se aproxima a ese bien, a ese saber, a ese nuevo mundo, que al final podrá conocer o no del todo, pero que en principio supone ya una nueva vía, una nueva mirada. Podrá al final del camino, saber de más de ese arte, pero no es necesario que termine siendo especialista en ella, pues las posibilidades de cada conocimiento, son inconmensurables.
El seducido siente celos, como siente devoción por el otro. Quiere dominar la sabiduría del seductor y para hacerlo, debe establecer contacto, aproximarse, succionarle y luego vencerle. Si no consigue entender "ese saber", se revelará, lo considerará poco apetecible, poco importante. Si por el contrario, se aproxima deseante a ese conocimiento, su objetivo será desde ese momento, la defensa y el adiestramiento personal de dicho saber... ABPG

martes, enero 24, 2006

CANTO XII. DE LOS ROPAJES DE LA SEDUCCIÓN

...La pasión se da sin duda en la seducción. Pero más que el hecho en sí de consumar el amor, lo que se desea es saborearlo, sentirlo: acercarse al deseo y mirarlo de frente. Por este motivo, no tiene porque ser gozado, ya solo con el sentimiento de experimentar el deseo, se tiene suficiente, se cumple la promesa del gozo y del placer. El que mira un cuadro, el que oye una melodía, el que en definitiva quiere disfrutar de algo, utiliza cada sentido para experimentar las sensaciones que se derivarán de ese bien. En la seducción, los sentidos son muchos, e intercambiables, utilizables en varios planos. Porque lo que seduce de la seducción, es el misterio que en ella existe... ABPG

CANTO II. DE LAS VENTAJAS DE LA SEDUCCIÓN

...La seducción cambia el espíritu, el ánimo de la persona, le vuelve maleable y pletórico: artista.
Como necesita otro lenguaje, porque el utilizado habitualmente resulta escaso y ordinario, se manifiesta a través de diferentes expresiones artísticas: la poesía, la pintura, la música, todo lo que precise de la creatividad.
De aquello que los demás nos hacen querer más, de las cualidades nuevas que nos muestran en algo que antes ya existía, ―pero no para nosotros―, de aquello que nos descubren como singular y nuevo, de aquello que más que enamorarnos, nos embarga y seduce sin remedio…. De todo eso se trata la seducción. Otra persona por tanto puede ser una buena compañera de viaje, siempre que nos muestre las cosas ocultas de aquello que vemos a diario, que nos conduzca en una nueva dirección, que haga descubrir en nosotros nuevas pasiones, aficiones, cualidades que antes parecíamos no tener, y que lo haga sin soberbia, con apasionamiento, callada y tranquilamente; porque al igual que la seducción es un sueño, sentirla nos despierta de otra realidad, nos hace superarnos y quizá también rebasar la pasión de quien nos sume en ese espacio.

¿Quiénes podrían hacer esto? Tantos, como los que perdidamente embaucados por algo, sepan transmitir con ímpetu su pasión ―cada uno la suya―, a los demás. Transmitir vehementemente una pasión es ampliar el número de ojos, manos, cuerpos, oídos, olfatos, gustos, que podrían disfrutar esta pasión, o bien de aspectos, relacionados con ella. Se transmite de forma fanática, pero eso no significa que quien lo hace sea un fanático, un obseso o un loco. Significa tan solo que ama su pasión y desea que los demás la descubran. Para transmitir, hay que saber seducir a alguien que quiera seguir tras de ti el nuevo camino; alguien que quiera destapar y despejar, diferenciar en suma lo accesorio de lo diverso... ABPG